Enheduanna escribe de noche

…como parir, dar nacimiento, concebir el mundo.

La noche es oscura, la planicie apenas iluminada por la leve rodaja de luz de la luna nueva. En la ciudad se están apagando las hogueras. Hay luz en el templo, lámparas encendidas. La gente se asoma tímidamente a las puertas: ella ha vuelto. Y ella escribe. La arcilla es suave bajo el cálamo afilado, pero Enheduanna está enfurecida. Y escribe.

Yo, la que alguna vez se sentó triunfante, fui arrojada del santuario,

como una golondrina (Lugalanne) me hizo volar por las ventanas, y mi vida se fue consumiendo.

 Él me hizo caminar sobre las breñas, al borde del desierto

Me arrancó la corona

y me dio daga y espada: «esto es para ti» –me dijo…

Escribe en primera persona. Y, al escribir, no sólo es la primera en dejar el desgarro de su sentimiento bien explicado, sino que su poder mágico suspende el Tiempo en caracteres cuneiformes, para que, 4.ooo años después podamos recobrarlo. Es la gran «Sacerdotisa-En» de Nanna, Padre de los dioses; es la hija de Sargón -otro hijo arrojado al río en una canasta de la gran sacerdotisa de la diosa Innana y del Jardinero del templo-, la Más alta princesa

En el lugar más sólido, ¿qué soy, aun siendo quien soy?

se pregunta, y ella ha sido arrojada de su santuario.

Ese santuario cuya atracción es irresistible, cuya belleza está fuera de comparación

Ese santuario él lo llevó a la destrucción.

Escribe y firma y sabe lo que está haciendo.

El compilador de las tabletas fue En-hedu-ana. Mi rey, se ha creado algo que nadie ha creado antes.

La lira descansa a su lado, sobre sus dos lunas nuevas; la luna nueva es apenas una sonrisa muy fina de luz en la oscuridad punteada del cielo de Ur. Enheduanna –la alta sacerdotisa del adorno que es la luna en el cielo-, la primera, ha vuelto… Y escribe.

             Disk of Enheduanna at the Penn Museum Filadelfia – Ur – 1926-1931 – Leonard Woolley

⪼⪼ https://link.springer.com/article/10.1007/s00283-019-09914-7

Portada: Ruinas de Ur, con Etemenniguru, dedicado a Nanna.

Música… hace 3.400 años

La melodía más antigua anotada y completa que se conoce es el Himno a Nikkal, una diosa cananea de la fertilidad y de los huertos, cuyo nombre significa «La Fructífera». La tablilla en la que el himno –Himno Hurrita nº 6– está transcrito en cuneiforme ugarítico, fue hallada en 1950 en el palacio de Ugarit, actual Ras Shamra, al norte de Siria, entre otras 29 tablillas que contienen textos musicales; todas ellas están datadas en c. 1400 adC, justo al final de la civilización hurrita, pero ésta es la única que contiene una obra completa. El texto está escrito en una espiral continua, alternando por ambas caras de la tableta. Contiene además instrucciones para un cantante acompañado de un sammun de 9 cuerdas, quizá un tipo de arpa, o más probablemente una lira. En algunas de estas tabletas también se encuentran instrucciones para afinar el instrumento.

Actualmente esta colección de tablillas está en el Museo Nacional de Damasco.

Las diversas interpretaciones en torno al significado de ciertos signos y a la relación del texto y la melodía, en las reconstrucciones de los distintos paleomúsicos, dan lugar a, al menos, cinco versiones del Himno a Nikkal que suenan algo diferentes. Aquí os dejo tres de ellas. Podéis elegir…

Richard  J. Dumbrill

Michael Levy

Y, la versión sinfónica, Malek Jandali y The Syrian Symphony Orchestra