La primera música

El ritmo existe desde que un corazón empieza a latir y la primera noción del ritmo te la proporciona tu madre, como a ella la suya, y así hasta el principio… bum, bum… los primeros latidos, la pulsación de la vida, el vibrante pulso que es el primer sonido que retumbó en el útero materno y en todo tu ser. He oído de varias fuentes fiables que éste es el motivo por el cual las mujeres fueron las primeras y únicas que podían tocar los tambores de marco rituales al principio del Tiempo, para inducir el ritmo básico de la naturaleza. ¿Quién sabe ya?

Seguramente ese espacio útil más amplio para la boca y la faringe que nos distingue de los demás mamíferos y -con su apéndice imparable- suele darnos tantos y variados problemas, permitiría la elevación especial en una posición de resonancia, una modulación y prolongación oscilante de sonidos habituales del lenguaje: la melodía; y, mientras, ella tocaba y la tierra latía, bum, bum…

Quizá fue antes aún de que existiera el lenguaje…

Imagen: Catal Huyük – Danzantes con pieles de leopardo e instrumentos – 6.000 a.d.C.