Música… hace 3.400 años

La melodía más antigua anotada y completa que se conoce es el Himno a Nikkal, una diosa cananea de la fertilidad y de los huertos, cuyo nombre significa «La Fructífera». La tablilla en la que el himno –Himno Hurrita nº 6– está transcrito en cuneiforme ugarítico, fue hallada en 1950 en el palacio de Ugarit, actual Ras Shamra, al norte de Siria, entre otras 29 tablillas que contienen textos musicales; todas ellas están datadas en c. 1400 adC, justo al final de la civilización hurrita, pero ésta es la única que contiene una obra completa. El texto está escrito en una espiral continua, alternando por ambas caras de la tableta. Contiene además instrucciones para un cantante acompañado de un sammun de 9 cuerdas, quizá un tipo de arpa, o más probablemente una lira. En algunas de estas tabletas también se encuentran instrucciones para afinar el instrumento.

Actualmente esta colección de tablillas está en el Museo Nacional de Damasco.

Las diversas interpretaciones en torno al significado de ciertos signos y a la relación del texto y la melodía, en las reconstrucciones de los distintos paleomúsicos, dan lugar a, al menos, cinco versiones del Himno a Nikkal que suenan algo diferentes. Aquí os dejo tres de ellas. Podéis elegir…

Richard  J. Dumbrill

Michael Levy

Y, la versión sinfónica, Malek Jandali y The Syrian Symphony Orchestra