Bach, irresponsable

 

El 5 de mayo de 1723 Bach firma un contrato como Thomaskantor en Leipzig. Además de clavecinista, violinista y gran compositor es, sin duda, un brillante organista. Sin embargo, durante esta etapa, el Ayuntamiento de la ciudad le amonesta por su comportamiento irresponsable. La tensión es constante; los registros que se conservan revelan que Bach es recriminado en diferentes ocasiones y por un montón de motivos:

  • Por ser un solitario
  • Por sus maneras arrogantes
  • Por descuidar sus deberes
  • Por tocar melodías extrañas en el órgano durante los servicios religiosos
  • Por tocar piezas demasiado largas…
  • Y, más tarde, por tocar piezas demasiado cortas en desafío a la reprimenda anterior
  • Por invitar a «una doncella extraña» a la galería del coro y dejarla cantar

El colmo llega cuando se envía a Bach a examinar un nuevo órgano en un pueblo vecino, Störmthal: se presenta a la hora en punto, pero… con cuatro meses de retraso.

¿Irresponsable Bach? Su compromiso es para su música, es de por vida… y nos llega hoy.