Estoy escribiendo a mano, ya lo veis; mente-ojo-mano, para que no se me olvide. Sin teclas ni pantallas, la muñeca mantiene la mano firme, para que los dedos puedan aferrar con flexibilidad; apuntan, el boli surca el campo del papel en blanco con suavidad, como yo quiero, por donde quiero ir, a mi manera. Los trazos imprecisos, por más o por menos, no vuelven atrás con ningún cursor mágico para ser retocados en pro de la perfección: así quedan, cada cual un solo fragmento de tiempo pensado, mientras el papel dure.

«La mano que escribe comunica con el ‘ser’ -nos dice Byung-Chul Han en En el Enjambre, citando a Heidegger, y sigue-. La máquina de escribir, en la que sólo se emplea la punta de los dedos, nos aleja del ser… conduce a una atrofia de la mano, a la decadencia de la mano que escribe, es más, al olvido del ser… La mano de Heidegger piensa, en lugar de actuar: ‘Cualquier movimiento de la mano en cada una de sus obras se conduce a sí mismo a través del elemento del pensar, hace gestos en medio de este elemento. Toda obra de la mano descansa en el pensar.’ El pensamiento es una mano de obra. De este modo, la atrofia digital de la mano haría que se atrofiara el pensamiento mismo… »

El binomio mano-pensamiento es firme, pensamiento y mano se conforman mutuamente, las manos son los intérpretes entre nosotros y el mundo que nos rodea, sin manos que se afanan no hubiese existido pensamiento. No podemos olvidarnos de dar uso a nuestras manos, de ocuparlas con tareas, de imprimir en ellas nuestra atención y nuestra fuerza, nuestro pensamiento centrado en su movimiento iniciador y transformador. Que no se nos olvide ejercitarlas, con lo que sea, cazuelas, plantas, tierra, herramientas, fichas de ajedrez, tejidos, papel, pluma y boli… ni tocar, animales, cosas, texturas, instrumentos, a las personas…

A ver si logramos que no se atrofien estas manos-pensamiento que han dado a nuestro mundo esta forma tan digital. 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *