En algún momento del tiempo existe una práctica griega que consiste en partir una tablilla o cualquier otro objeto en dos mitades, que se comparten: el anfitrión regala a su huésped una mitad y conserva la otra parte. Así, si al cabo de los años, el visitante o alguno de sus allegados o descendientes regresa a la casa, ambos se recuerdan y reconocen uniendo ambas mitades. Al objeto partido en dos, como a esta costumbre de pacto o signo de reconocimiento o contraseña, se le llama σύμβολον, sýmbolon: la palabra conlleva el significado de reunir, de poner en contacto partes de un todo que estaban separadas, y está compuesta por el prefijo sym- < sin-, que significa, ‘con’, ‘junto a’, y ballein, un verbo que equivale a ‘arrojar’, ‘lanzar’, ‘proyectar’, ‘atinar’ en griego. Es curioso que este mismo verbo βαλλειν, dé origen también a nuestra palabra ‘diablo’ (de dia= ‘a través de’; diaballein= ‘arrojar separando’)….

Carl Jung define símbolo como ‘un término, un nombre o una imagen que puede ser conocido en la vida diaria aunque posea connotaciones específicas además de su significado corriente y obvio.’ Y, como tenaz estudioso del mundo de los símbolos, sabe bien lo que dice. De Jung dice C.G. Boeree: “Si hay alguien que tenga un sentido del inconsciente y sus hábitos de revelarse a sí mismo sólo de forma simbólica, éste es Carl Jung.”

Fenómeno exclusivamente humano, probablemente previo al lenguaje, han sido clasificados de mil maneras, tantas como los ámbitos de la cultura y el conocimiento imposibles sin ellos, porque, sin símbolos, no podríamos entendernos; mucho menos inmersos en la cultura tecnológica y digital, con este ritmo y necesidades de inmediatez: nunca se ha requerido tanto de símbolos como ahora. Sólo hay que mirar un momento nuestra escritura digital😉

‘Mostrar el símbolo en el momento en que la poesía pone al lenguaje en estado de emergencia‘  dice Paul Ricoeur que es la fuerza del poeta. Pero al usarlo, hay que tener en cuenta que, como dice Camus en el Mito de Sísifo, en 1942… ‘Un símbolo supera siempre a quien lo emplea y le hace decir en realidad más de lo que cree expresar.’

 

 

C. George Boeree – Personality Theories

Ricoeur, P.   Freud, una interpretación de la cultura. 1975

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *